La importación de basura o cómo generar un buen modelo de reciclaje

27 febrero, 2014

Escribiendo Verde

Por Roberto Molina

 

Hablemos por un momento de manera hipotética: México se ha convertido en un país comprometido con el medio ambiente, lanzó campañas gubernamentales para promover entre los ciudadanos una gestión responsable de los desechos, que incluye la reducción, reutilización y reciclaje de la basura. Esto ha llevado a que el país se coloque a la vanguardia en materia de transformación de residuos en energía, teniendo la necesidad de importar basura de otras naciones.

¿Suena muy descabellado? Regresemos a la realidad y pensemos si algún día nuestro país podría cumplir con lo escrito líneas arriba. ¿Utopía? ¿Absurdo? ¿Impensable? Pueden poner el adjetivo que quieran, pero en la actualidad ya existen países con un modelo de reciclaje de basura que los ha llevado a importar los deshechos de naciones vecinas.

¿Ejemplos? Suecia fue la precursora en esta materia. En 1940, el gobierno sueco implementó un programa de incineración de residuos, lo que les ha permitido quemar más de 2 millones de toneladas al año de basura, generados por sus 9 millones de habitantes. Hasta ahí todo normal ¿no? Pues sepan que esos desperdicios han permitido generar calefacción a más de 800 mil casas y energía eléctrica a otras 250 mil. Hablamos de un cuarto de los hogares suecos.

Baste impresionante ¿verdad? Pero hay más, en Suecia, sólo el 4 (sí, el ¡¡4!!)% de la basura llega a los contenedores, pues el resto se convierte en electricidad y calefacción. Esto ha originado que el país se quede sin residuos que reciclar. ¿Cuál fue su solución? Comprarle a su vecino Noruega su basura, pero ellos sólo se quedan con aquello que pueden transformar, lo que sobra lo regresan a los noruegos. Ahora, Suecia busca importar basura de otros países europeos. La misma Noruega ha seguido el ejemplo de Suecia y ya también le entró al negocio de la basura.

Seguramente ahora se estarán preguntado ¿cómo funciona el reciclaje y la posterior transformación en energía? Pues bien, el proceso se lleva a cabo en plantas de conversión. Primero se preselecciona la basura: todo lo que pueda ser reciclado se separa. Después, el resto de residuos son transportados a un incinerador. El calor generado hace hervir agua, que se convierte en vapor. Este vapor se dirige hacia una turbina que convierte el movimiento en electricidad. Por otro lado, el agua hirviendo se canaliza hacia casas y escuelas públicas.

Suena sencillo ¿no creen? Creo que México podría invertir en proyectos de este tipo, en el que se puede obtener energía de manera alterna con la basura que generamos a diario, y vaya que tenemos, sino pregúntenle a la gente que vive en los límites del Estado de México como en el Bordo de Xochiaca, Chimalhuacán o Ixtapaluca.

Siempre habrá voces que digan que este tipo de casos no se podrían dar en México porque no tenemos la cultura, ni los recursos o la capacidad. Llevemos lo escrito hipotéticamente a la realidad, demos ese paso necesario para hacer de México un país más funcional, proyectos como estos siempre van a valer la pena.

perfiles Infografia-Basura

Anuncios

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: