Pedro J. Fernández: ingeniero de profesión, emprendedor (aunque no lo quiera) por vocación

Por Édgar Molina

Pedro, a pesar de ser una persona de presencia ligera, no puede ocultar la molestia física que carga derivada de una lesión en un disco de la columna, esta situación nos hace apresurar un poco la entrevista para que así él pueda asistir a sus rehabilitaciones tan necesarias.

PV.- Ya habíamos tocado este tema con el general, pero quisiera tocarlo contigo también, ¿México tiene una cultura asentada dentro de las redes sociales?

Pedro Fernández (PF).- Yo creo que México ha tenido siempre una cultura de querer expresarse y de que su opinión se dé a conocer. En una entrevista dije que los tuiteros son como pequeños dictadores, porque tienen su opinión, la difunden y siempre quieren imponérsela a los demás; lo que hizo Twitter por ejemplo fue darles la plataforma para que precisamente difundieran su opinión y la hicieran llegar a todo mundo.

PV.- ¿Actualmente Twitter influye en México como en otros países como Ucrania, Egipto, la misma Venezuela de este lado del océano?

PF.- Influye, no tanto hacia las calles como en Egipto o Venezuela, pero si está influyendo en la opinión pública, tenemos cosas chiquitas como lo de Lucero, que fue una publicación chiquita y se salió totalmente de control y que cambió la opinión de muchas personas acerca de ella, entonces más bien lo que hace es tomar ideas y difundirlas para bien o para mal e influir en esa opinión de políticos, artistas, temas.

Como la mayoría de los emprendedores en su ramo, Pedro J. Fernández no era muy asiduo a lo que hoy es su campo de interacción, comenzó como una necesidad personal, después pasó a un juego y hoy en día es el poseedor de una cuenta con más de 156 mil seguidores, situación que nos impulsa a indagar más a fondo sobre este fenómeno.

PV.- Esta pregunta te la debieron hacer muchas veces, pero es muy importante para nosotros saber de viva voz, ¿por qué elegir un personaje como Porfirio Díaz?

PF.- Cuando yo empecé en Twitter vi que estaban otros personajes como @DiosPadre y yo por diversión cree la cuenta de mi personaje. A mí siempre me ha gustado Porfirio Díaz, porque su historia abarca mucho de la historia de México, siempre está presente en el siglo XIX y yo dije ‘si me voy a divertir, puedo tomar este personaje que conozco, que me da para mucho, que puedo tomar desde Santa Anna hasta la revolución con una gran variedad de temas’, y así nació. Empezó como diversión; luego escribí como él en su autobiografía y me di cuenta que ése no era el lenguaje de las redes sociales, las redes sociales son más irreverentes, y entonces fue cambiando este personaje a alguien muy irreverente, un viejito que “chochea”, que no entiende y que me permite un poco jugar con cosas que no son políticamente correctas, como decir “¿por qué la mujer vota?” ya que en sus tiempos la mujer no votaba y a la vez está bien visto porque lo hace un personaje del siglo XIX, y la gente se empieza a cuestionar lo que tiene y lo que ha cambiado en México. A parte de esa parte cómica, tengo otra parte histórica en donde, para balancear la cuenta, cuento leyendas o doy datos históricos, comparto fotografías de la época. Se ha convertido en un balance entre las dos partes.

PV.- Al administrar esta cuenta, ¿cómo crear una estrategia de mantenimiento y de crecimiento?

PF.- Lo que yo siempre digo es: una cuenta no es sólo la cuenta; es la cuenta, el contenido y las personas que la siguen, y hay que tomar en cuenta las tres partes. El perfil siempre tiene algo que decir y debe apegarse al personaje, el contenido –eso que tiene qué decir- es lo más valioso, esos datos, esos chistes, que tienen una base, es lo que a la gente le interesa y que hace que la gente quiera más de eso. Hay que entender al público; qué es lo que quiere, qué es lo que no le gusta, si hay cambios en la comunidad de la red social hay que adaptarse. Se deben tomar en cuenta las tres partes y reinventarlas para que la cuenta crezca.

PV.- Tomando en cuenta esto que nos dices, ¿crees que un tuitstar puede convertirse en un líder de opinión?

PF.- Yo creo que sí, como decía antes las redes están mucho más enfocadas hacia la opinión de la comunidad, y cuando una persona tiene muchísimos seguidores, una opinión –bien o mal intencionada- llega a cientos de seguidores y se retuitea y se retuitea y de repente un chisme que emitió un tuistar sale se sale de control y se vuelve Trending Topic, incluso se han llegado a publicar en periódicos convencionales. Sí se puede convertir en un líder de opinión, es una gran responsabilidad; por ejemplo en una experiencia personal que realmente lamento, cuando vino Benedicto (el Papa) sugerí, no promoví, un hashtag que se llamara #FormasDeMatarABenedicto que se salió de control, fue Trending Topic mundial, aparecí en periódicos de todo el mundo con el titular de “México no quiere al Papa” y que realmente sólo fue una broma, un tuit de un segundo. Ese es un ejemplo de cómo una tontería sí influyó dentro de la opinión, incluso internacional.

PV.- ¿Te consideras un líder de opinión? Tomando en cuenta esta experiencia que nos acabas de contar.

PF.- Sí, aunque no tanto como la gente cree. Yo no he buscado ser un líder de opinión, pero de repente he tenido comentarios o publicaciones que se salen del margen de la cuenta y que se han llegado a publicar en otros lados o que han tenido el alcance de millones de seguidores sin que yo lo buscara. Entonces, sí, en ciertos temas puedo ser un líder de opinión.

Al contarnos sobre su experiencia un tanto amarga con lo que sucedió con el Papa Benedicto, Pedro muestra en su expresión facial apoyado con su lenguaje corporal lo difícil que fue esta situación y la incredulidad que tenía sobre cómo había afectado la opinión de tanta gente y de tantos lugares. Fue el momento preciso para abordar el tema de su faceta como escritor, una faceta que, por lo visto se le da muy bien.

PV.- Dejando de lado un poco tu perfil de tuitstar, ¿cómo se ha dado esa evolución de tu carrera? Te gradúas en Ingeniería en computación y electrónica, de repente ya estás en un equipo de guionistas para televisión, y luego escribes un libro con perfil histórico y de ficción, mantienes una cuenta de Twitter bastante nutrida, ¿cómo se ha dado ese cambio, ese transcurso de tu vida como profesionista?

PF.- Yo siempre he dicho que la ingeniería es mi carrera principal, yo escribía desde antes de la carrera, de hecho cuando salí de la carrera empecé a trabajar en una empresa llamada SICAP que se encarga de dar cursos de seguridad y actualizaciones en sistemas, por diferencias salí de ahí. Yo estaba buscando trabajo y seguía una serie por TV que se llamaba “El sexo débil” y comencé a comentar los capítulos con el productor, Epigmenio Ibarra, quien me invitó a formar parte del equipo de escritores a partir de la mitad de la serie. Ayudé a escribir alrededor de sesenta capítulos, y cuando terminé la serie, estuve seis meses sin trabajo.

‘Ya tenía un proyecto de escribir un libro que se convirtió en “Los pecados de la familia Montejo” que en su momento se llamaba “Doña Pecado” y empecé a trabajarlo en el México actual, en esos seis meses mi cuenta de Twitter fue un boom y me di cuenta que esa comunidad que tenía ahí, serían mis lectores, entonces dije ‘tengo que mover mi historia cien años hacia atrás’. Convertí mi novela en algo histórico, le puse realismo mágico. Tocando puertas acabé en Random House y así fue como se publicó el libro. En esos seis meses no había trabajo de ingeniería y me invitaron a formar parte de una empresa joven llamada Retuit, después de un año salí de ahí y acabé aquí en la parte digital de una agencia de relaciones públicas que es Guerra Castellanos & Asociados y me di cuenta que las redes sociales no son tan diferentes a mi carrera’.

‘Aprendí mucho de interfaz de usuario y cómo tratar a la gente por la parte de programación, y empecé a aplicar eso en las redes sociales. Todas las métricas, todos los números los empecé a aplicar en mi cuenta, que fue lo que me ayudó a crecer. Al final complementé esa parte de contenido que generaba al escribir, con esa parte de ingeniería y ese punto medio es lo que yo hago en la parte digital’.

PV.- Hablando de tu novela, como llevas la historia de la Familia Montejo, se presta a una segunda parte, y los lectores lo han dicho algunas ocasiones, tanto en tu cuenta personal como en la de tu personaje, ¿es posible o que cada lector le dé su final a la historia?

PF.- Cuando yo terminé el libro no quería escribir otra parte y la gente cuando lo leyó empezó a pedir una segunda parte. La verdad yo no quería pero mi mente empezó a crear esa trama, de hecho tengo una trama en la cabeza para la segunda parte, haciendo pasar a esta familia muy conservadora, muy católica a través de la guerra cristera, pero no sé si la voy a escribir.

Hoy en día se habla del emprendedurismo en varias áreas y que, principalmente los jóvenes profesionistas, han tomado esa bandera como propia, no así Pedro, quien a pesar del éxito que ha tenido en diferentes rubros y a la opinión que se ha generado en torno a él, rehúye a considerarse un emprendedor.

PV.- Con todo esto que nos has contado Pedro, ¿te consideras un emprendedor?

PF.- Pues yo no, pero la gente me ha dicho que he sido un parte aguas dentro de las redes sociales en México, que no entendían mucho el valor de Twitter, sobretodo en el sentido cultural, en el sentido histórico, las redes tomaba a chiste todo, no había nada serio, y de repente llegué yo con un personaje histórico y fue un boom tal que empezaron a salir los demás personajes históricos. Conozco community managers de museos, de casas de arte que me dicen que es impresionante lo que yo hago porque ellos no pueden con el tema y a mí se me hace de lo más fácil, esa parte de entender el contenido, la comunidad y la cuenta y hacer un match de todo para que funcione. Tal vez sí lo soy, no me gustaría considerarme así, pero yo seguiré trabajando en mi cuenta.

PV.- Ese match que mencionas, ¿es lo único que se necesita para emprender en las redes sociales? ¿O qué plus se le podría dar a eso?

PF.- Yo creo que además de eso, debes entender el tema; debes volverte experto en el tema, porque siempre habrá alguien más experto que tú y siempre van a llegar con la pregunta inteligente y tienes que tener la inteligencia de buscar el tema o de darle la vuelta. Además, la gente se da cuenta cuando no sabes, cuando estás “blofeando”; por ejemplo, yo he visto cantidad de personajes históricos que llegan a contar mitos y clichés de sus personajes y la gente se da cuenta y el personaje se comienza a morir, los dejan de seguir; debes ser experto en el tema que estás tuiteando para que la cuenta funcione.

PV.- Nos has dicho que no te quieres considerar un emprendedor, a pesar de que mucha gente lo diga, pero dinos ¿qué mensaje le darías a esas personas que sí podrías considerar emprendedores?

PF.- Que siempre piensen fuera de la caja, es decir, lo que está hecho está hecho, y no existe nada nuevo bajo el sol, pero puedes tomar precisamente lo que ya está hecho y reinventarlo, hacerlo más fresco, acercarlo a los jóvenes, entender a tu público o a tus clientes, eso es lo valioso. Porque de repente cosas como este fenómeno de “flappy bird”, que realmente no tiene mucha ciencia, pero fue un programador que pensó un poco fuera de la caja, entendió a un público que quería un videojuego que lo retara y al final fue un boom. Entonces el mensaje sería: atrévete a innovar sobre lo que ya existe, conoce a tu público y atrévete, nomás atrévete.

Así fue como pasamos de los años del porfirismo hacia el nuevo milenio, cómo pasamos de los tonos sepia, levitas, medallas de honor y polvos de arroz hacia los múltiples matices de color que hoy presenciamos, de escuchar una voz ronca y de tono severo a una voz jovial que invita a la charla, esta fue sin duda, una de las mejores aventuras a través del tiempo que hemos podido vivir, hasta la próxima lectores.

Anuncios

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: