Gastos hormiga, el mal de nuestras finanzas

2 julio, 2014

Cartera Llena

Por Iván Ortiz

La mayoría de las personas sólo tomamos en cuenta nuestros gastos fijos como obligaciones que hay que pagar mes con mes, tales como colegiaturas, servicios, etc. Pero no tomamos en cuenta otros gastos y la hora de revisar nuestro bolsillo, nos encontramos con que hemos gastado bastante dinero y muchas veces no sabemos la razón.

Los gastos hormiga son esos pequeños, a veces invisibles, desembolsos de dinero que hacemos todos los días. En algunos casos, los gastos hormiga pueden llegar a representar unos 20, 000 pesos de tus ingresos anuales, y son una plaga financiera que te invitamos a detectar y eliminar.

Si deseas controlar el gasto hormiga existen varias preguntas que te debes antes de consumir un producto o servicio, para detectar si está realizando una compra necesaria.

Gastoshormiga1

La primera es ¿realmente lo necesito?, y la segunda, ¿me alcanza para comprarlo sin sacrificar algo más importante?

Para tener una estrategia que cuide tus finanzas y reduzca el gasto hormiga, puede seguir las siguientes recomendaciones:

Divide tus gastos entre fijos y variables. Entre los que son fijos, considere sólo alimentación, vivienda, servicios y transporte. En cambio, en tus gastos variables incluye ropa, calzado, cuidado personal y diversiones. Lo anterior sirve para tener conciencia de tu gasto total.

Registra por un mes todos tus gastos. Luego de realizar dicho registro, analiza qué puedes recortar. Este paso se facilita cuando hace la suma de cuánto de tu sueldo se consume en refrescos, botellas de aguas, dulces y golosinas, entre otros.

Prepare tus propios alimentos. En lugar de comer todos los días en restaurantes o establecimientos de comida rápida, organiza tu tiempo y prepare con anticipación los alimentos que necesitará consumir durante su hora de comida.

Gastoshormiga

Reduce a lo mínimo las compras por impulso. Asigna una cantidad fija para las diversiones de la semana o el mes y trata de ajustarse a esa medida sin rebasar el presupuesto.

Inicia una estrategia de ahorro. El dinero que destinas diariamente a los gastos hormiga es el que tiene más disponible. Por ello, esos pesos sobrantes pueden destinarse al ahorro y convertirse en un fructífero guardadito.

Si bien al principio es difícil, poco a poco serás capaz de construir una rutina de ahorro y concientización de gastos. Y, si tienes hijos, ensaya con ellos estas sencillas prácticas de ahorro, te lo agradecerán muchísimo en el futuro.

Una hormiga no supone ningún problema pero un millón de hormigas sí.

Anuncios

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: