Dilma Rousseff en el precipicio de la popularidad

1 abril, 2015

¡El pan de cada día!

La presidenta brasileña Dilma Rousseff asumió hace algunos meses su segundo período de cuatro años de gobierno, tras su reelección  en octubre pasado. Dilma es la  primera mujer en gobernar Brasil, país que tiene  200 millones de habitantes y que se posiciona como el segundo productor mundial de alimentos, además de contar con  enormes reservas petroleras. Su nueva llegada al poder se ve ensombrecida por el escándalo de corrupción en Petrobras, las crecientes manifestaciones masivas en su contra y la caída de la economía Barasileña.

dilma 1

Durante su primer periodo de gobierno, Dilma se enfrentó a masivas manifestaciones, como las de  2013, contra la corrupción de la clase política y el elevado gasto público en el Mundial de fútbol, la economía brasileña experimentó un franco deterioro al pasar de un crecimiento de 7,5% del PIB en 2010 a una previsión cercana a cero en 2014, en medio de la desaceleración mundial.

El caso ‘Lava Jato’

También fue en ese periodo cuando estalló uno de los escándalos más sonados en Brasil y el mundo, Petrobras la empresa e inversionista más grande de Brasil se coloca  en el centro de una trama de corrupción que involucra a un cartel de las principales constructoras del país, las cuales  pagaban millonarios sobornos a cambio de contratos. El llamado caso ‘Lava Jato’ señaló la existencia de un cártel de empresas que sobornaba a directivos de Petrobras para manipular licitaciones y cobrar sobreprecios en las obras, generando un flujo de dinero negro que enriquecía a directivos de la estatal, partidos políticos e intermediarios.

El escándalo no paró allí ya que Estados Unidos Petrobras interpuso una  investigación civil a cargo de la Comisión de Mercados y Valores (SEC, siglas en inglés) y otra criminal del departamento de Justicia para dilucidar si funcionarios de la empresa –que cotiza en la Bolsa de Nueva York- infringieron las leyes estadounidenses contra la corrupción internacional.

Treinta y nueve personas están siendo procesadas por la justicia, entre los que están siendo investigados figuran los gobernadores de Río y Acre, además de varios políticos aliados del gobierno de Dilma que  pueden correr la misma suerte. La policía estima que la red de corrupción movió unos 4.000 millones de dólares en la última década.

“Voy a investigar duela a quien duela, no va a quedar piedra por levantar”, prometió Rousseff. Sin embargo, decidió mantener al frente de Petrobras a Graça Foster, muy cercana a ella, pese a la exigencia de justicia de los medios y periodistas. Dos empresas involucradas en el caso de corrupción de Petrobras firmaron un acuerdo para delatar al cártel que operó con la estatal, , informó la autoridad antimonopolio de Brasil.

Llegó el recorte presupuestal

Dilma Rousseff, pidió a todos los ministerios  de Brasil determinar cuáles son sus programas prioritarios, con el fin de establecer los cortes presupuestarios definitivos para alcanzar la meta de superávit fiscal de este año.

La orientación de es reducir los gastos con el mantenimiento de la maquinaria pública y preservar la inversión y las políticas sociales, como el plan habitacional Mi Casa Mi Vida, Vida y el programa de transferencia de renta Bolsa Familia. A pesar de lo anterior Rousseff mantiene su lealtad a su partido, pues resaltó la importancia de continuar con su política de apreciación de la paga mínima de los trabajadores. “Esta alza representa que el crecimiento económico no ocurre en detrimento del trabajador y tiene como objetivo incentivar la producción nacional”.

Manifestaciones

Cientos de miles de personas protestan en  ciudades de Brasil contra  la mandataria  a causa del  gran escándalo de corrupción ‘Lava Jato’ y los crecientes problemas económicos. Según cálculos de la policía militar las manifestaciones han logrado reunir a un millón de  personas en São Paulo. Sin embargo, el instituto Datafolha calcula que hubo 210.000 personas en la manifestación de esa ciudad.

dilma 2

Estos actos convocados mediante redes sociales ocurren dos días después que una serie de manifestaciones sindicales a favor de Rousseff y en defensa de Petrobras en todo el país reunieran a 33.000 personas según la policía y 175.000 según los organizadores.

La aprobación del gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, reelegida hace apenas cinco meses, cayó al 13%; y el 86% de los encuestados considera su gestión ‘mala’ o ‘regular’. La encuesta del Instituto Datafolha, uno de los más prestigiosos de Brasil, señaló que, con apenas tres meses del segundo mandato cumplidos, el rechazo popular al gobierno de Rousseff es el mayor desde 1992.

La ampliación del diálogo con sectores de la sociedad se erige hoy como la estrategia del gobierno brasileño para buscar consenso a sus propuestas de ajustes fiscales y aminorar el descontento de parte de la población.

El objetivo es amplificar las pláticas con todos los que están dispuestos a conversar, escuchar y debatir sobre la coyuntura actual y las acciones para superar las dificultades financieras y retomar la senda del crecimiento de la economía; estrategia que fue diseñada por la presidenta del país, Dilma Rousseff, para avanzar y sobrevivir al descontento social provocado por el virus de la corrupción, sin duda Dilma seguirá dando de qué hablar  en lo que resta de este su segundo gobierno.

, , , ,

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: