¡Respetable público!… En el cuadrilátero no hay circo

1 abril, 2015

Peccata Minuta

Por Ignacio González “Nach” 

“Si alguna vez hubiera sido moda la lucha, ya estarían olvidados todos los antepasados de este deporte, además la lucha sigue siendo la misma nada más que actualizada”.  Canek

 

La lucha  libre mexicana se caracteriza por su estilo de llaveo y contra-llaveo a ras de lona; por esos lances entre la segunda y tercer cuerda, o por encima de esta última. Bien describe la Sonora Santanera, en su canción El Santo,  el enfrentamiento entre el bien y el mal sobre el cuadrilátero; y la emoción “del respetable” al interior de la arena.

“Respetable publico ¡lucharan 2 de 3 caídas sin límite de tiempo!
en esta esquina El Santo, El cavernario 
y en esta otra Blue Demon y el Bulldog 

La arena estaba de bote en bote, la gente loca de la emoción 
en el rin luchaban los cuatro rudos, ídolos de la afición…”

Algunos dirán que la lucha libre es una mezcla de deporte y teatro, dirán que es un  espectáculo, un show. Otros afirman la lucha libre sí es un deporte cara a cara.

La lucha libre en México se caracteriza por el toque que cada luchador le ha dado a este deporte, ya sea por su máscara o su estilo de lucha: a ras de lona o aéreo; por ser técnico o rudo; por su vestimenta o su peinado.

La afición juega un papel importante en este mundo del bien y el mal. Son los fanáticos los que crean  héroes o villanos; las personas que asisten a las luchas son capacees de otorgar aplausos y de más vítores de apoyo; y en un instante pueden sacar al demonio que llevan dentro y lanzar un sinfín de mentadas de mandre,  “caracoles” “cremas” y señales al estilo de “La Corcholata”, la Sra.  Carmen Salinas.

lucha 1

Cada luchador tiene su toque personal su estilo luchístico. Unos utilizan máscaras,   otros exponen su rostro; la nueva era de luchadores se preocupa por tener una  figura corporal de campeonato de Mr. Músculo (en especial los técnicos); los rudos se muestran más al natural tal y como son: hombres.

La lucha libre mexicana es sin duda sinónimo de popularidad, folklore, espectáculo, historia, pero sobre todo, magia, así lo señala el Dr. Alfonso Morales Villela, ícono de la narración en la lucha libre.

En la lucha libre los constantes enfrentamientos son con el rival (y en ocasiones hasta con el mismo equipo) con el público; en los vuelos, en los lances en las llaves enfrentan la Ley de la gravedad y demás aspectos de la física, pero el principal contrincante a vencer dentro del encordado es… la muerte.

Se nos adelantaron

La lucha libre no es un circo, es un deporte que implica sangre, sudor y lágrimas.  En el deporte de “los costalazos” se han dado varias muertes tanto abajo como arriba del ring.

El pasado 21 de marzo de 2015, el Hijo del Perro Aguayo falleció en la Ciudad de Tijuana al enfrentarse a Rey Misterio Jr. Pedro Aguayo Ramírez, nombre real de El Hijo del Perro Aguayo, recibió unas patadas que lo hicieron caer ya inconsciente  contra las cuerdas, Rey Mysterio ya no pudo conectar su clásico 619 en el rostro del líder de los “Perros del Mal”.

lucha 2

Aguayo fue atendido en el lugar y tras ser sacado en tablón que simuló una camilla, fue trasladado en ambulancia al Hospital del Prado, donde falleció minutos más tarde a causa de un traumatismo cervical.

En el 2009 encontraron muerto al luchador Abismo Negro. Él viajaba a bordo de un autobús con rumbo a la ciudad de México, en el transcurso del camino pidió al chofer que le permitiera descender. Se dice que se puso su máscara, bajó del camión y se internó en el monte. Su cadáver fue encontrado días después flotando en el agua. Nunca se supo si fue suicidio o asesinato.

En 2007, Ángel Azteca, falleció a causa de un paro respiratorio horas después de haber luchado a los 43 años de edad y no tener actividad regular, ya que sólo tenía dos o tres funciones de lucha por mes.

En octubre de 1993, el luchador Oro, murió tras una batalla en la que recibió un golpe de antebrazo, pero al caer, su cabeza recibió un fuerte impacto, que provocó un derrame cerebral que horas después le quitó la vida en el hospital.

lucha 3

En 1979, Durante su lucha, Sangre India salió del ring tras un enganche de “Apolo” Curiel, pero al caer, su cabeza ‘chicoteó’ sobre la tarima y quedó en mal estado. Minutos más tarde murió en los vestidores.

Un caso icónico que marcó a la lucha libre mexicana fue la muerte de Espectrito II y La Parkita, ambos murieron bajo las manos  de dos mujeres de la vida galante, apodadas La Tía y La Gorda, el método fue poner gotas oftalmológicas en sus bebidas.

Hoy como siempre la afición seguirá alentando a las nuevas generaciones de luchadores y recordando a las grandes leyendas de la mejor lucha del mundo… la mexicana.

Anuncios
, , , , , , , , , ,

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: