¿Qué tan segura es la banca del ciberespacio?

1 junio, 2015

Cartera Llena

Seguridad en los portales bancarios

¿Qué tan segura es la banca del ciberespacio? Esta es una pregunta muy entre las personas  que aún dudan en utilizar los servicios que le ofrece su institución bancaria. Más aún el miedo de sufrir algún tipo de robo o ataque a sus cuentas bancarias de ahorro o inversión por el uso de algún servicio en línea es una constante incluso para las personas que ya están utilizando la banca electrónica. De acuerdo con una encuesta aplicada en 10 países a 7,500 CEO, 800 de ellos en México, el 82% de los mexicanos está preocupado por el robo o pérdida de sus datos personales; sin embargo, continúa utilizando dispositivos conectados a internet, por desgracia, estas personas a pesar del miedo y las interrogantes continúan utilizando  estos servicios sin tomar medidas de seguridad al respecto.

 

seguridad en los portales bancarios

Seguridad en los portales bancarios Foto: http://bit.ly/1KtTKq2

Un poco de historia  

Apenas en 1960 fue cuando se tiene registro de la creación de las primeras cuentas de banco y por ende de los primeros movimientos bancarios, los cuales se tenían que hacer manualmente y por lógica se entiende requerían de mucho tiempo. La operación más común eran los depósitos a cuentas de ahorros. Cuando se abrían las cuentas, los clientes firmaban las cartulinas y estas eran guardadas para revisar si era la misma firma a la hora de cambiar un cheque. Algunas otras actividades de los bancos como otorgar créditos estaban exclusivas para algunas clases de las sociedades.

Para la década de 1970, se comenzó con el desarrollo de la tecnología ello debido a las primeras  computadoras donde se crearon archivos guardados en cintas para eliminar aquellas cartulinas guardadas. A partir de los años 80, se contaba con una dispositivo para verificar las firmas de los cheques, poco después desapareció este método entrando las claves electrónicas para registrarlas. Un gran avance se dio en 1969 con la llegada de las tarjetas de crédito, pues con este elemento se permitió el manejo de información personal de los clientes. Sin embargo cada que el cliente quería hacer alguna compra, la tienda tenía que hablar al Banco para revisar la posibilidad del cargo, retrasando las operaciones y en consecuencia se generaron muchas molestias para los usuarios. 10 años después llegó el  sistema “On-line” el cuál logra un registro en el momento en que se da la operación, gracias a esto los clientes podían consultar saldos en las sucursales sin esperar varios días para que se hicieran las transacciones.

Después se dio el salto a los cajeros automáticos, automatizando varios servicios que brindaban los bancos, tales como retiros de efectivos y pagos de servicios. La tarjeta de nómina llega unos años más tarde. Para 1988 la banca por teléfono apoyada con los sistemas satelitales, centrales y fibras ópticas comenzó a tener una utilidad muy elevada. Es a finales del año 1999 cuando se ofrecen los servicios a través de la web, consolidándose en el año 2000.

Banca electrónica ¿Cómo vamos?  

Seguridad en los portales bancarios_

Seguridad en los portales bancarios Foto: http://bit.ly/1LOL52k

 

Por las ventajas de comodidad y seguridad que se derivan del uso de los portales de tiendas departamentales, ya desde hace varios años, la banca electrónica opera en México, y aunque en un inicio esta operación se enfocó en los pagos de impuestos y servicios, operaciones bancarias como consulta de saldo, estados de cuenta y transferencias electrónicas lo cual de acuerdo a estimaciones actualmente se traduce en cinco millones de usuarios de banca electrónica. Sin embargo, la baja penetración de internet y la poca confianza aún la hacen inaccesible para gran parte de la población.

 

Al respecto Josué Maturano; director de ventas de Fortinet, comentó: “hay mucha falta de conciencia del consumidor, utiliza cualquier servicio aun sabiendo que sus datos no están protegidos”. En este sentido sólo 22% de los consumidores mexicanos confía en el manejo que hacen las instituciones financieras de sus datos personales en el entorno cibernético, según una encuesta realizada por la empresa de ciberseguridad Fortinet, de igual manera, sólo 13% confía en el banco emisor de su tarjeta de crédito. Esta desconfianza no es gratuita, la mayoría de las personas encuestadas refieren que este temor se debe a que ya en alguna ocasión fueron víctimas de la delincuencia en casos que iban desde cargos indebidos, clonación de tarjetas y hasta robo de identidad.

 

Más recientemente, uno de los delitos de mayor impacto es el de los virus cibernéticos, los cuales facilitan el robo de datos o acceso a contenidos bancarios de los usuarios de la banca. Manuel Acosta; director general de Fortinet, detalló: “el año pasado en el país se detectaron 6 millones de virus en la red y hubo 8 millones de ataques cibernéticos”. Aunado a lo anterior expertos refieren que este delito sigue en aumento porque actualmente los usuarios se ven obligados a tener varios dispositivos conectados a internet (celulares, tableta, computadoras portátiles, relojes, televisiones, videojuegos, persianas y hasta refrigeradores), abriendo una infinidad de posibilidades para los piratas cibernéticos, pues aunque los usuarios tienden a ser meticulosos con los controles de aparatos como el celular o las computadoras personales o tabletas, en otros aparatos que también se enlazan con nuestros sistemas, se dejan con menores medidas de seguridad. Incluso, la infección de dispositivos móviles fue una de las diez amenazas más recurrentes el año pasado, agregó Martín Hoz.

 

¿Qué tiene que hacer las empresas? 

Seguridad en los portales bancarios.

Seguridad en los portales bancarios. Foto: http://bit.ly/1Fkw4AQ

En palabras llanas, las empresas deben fortalecer la confianza de los usuarios para fomentar este servicio, y aprovechar el creciente uso de los medios electrónicos como los pagos y transferencias con celular. Se dice fácil.

 

Respecto al tema recientemente el exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, señaló que hasta diciembre de 2011 existían 1.6 familias de poblaciones remotas inscritas al programa “Oportunidades” que migraron a los esquemas de banca móvil, lo cual proporciona una mayor seguridad de los recursos. “Con las más de 9 mil corresponsalías, el 66% de los municipios en México tienen acceso a servicios financieros, lo cual genera ahorros medulares en tiempo, pues las transacciones implican un procedimiento fácil”, agregó. Además mencionó que 85 millones de líneas celulares en México representan una oportunidad importante ante las 30 millones de cuentas bancarias que existen en el país.

 

La realidad es que desde 2012, ha sufrido un incremento constante y periódico año con año. Pero a pesar de que su importancia es cada vez mayor, los bancos no terminan de dar el salto definitivo hacia su consolidación. Los usuarios demandan y participan en acciones y conversaciones en los diferentes entornos en el ciberespacio, redes sociales y vía telefónica en el área de atención al cliente.

 

La Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), reveló que respecto a la banca en línea, 78% de los internautas mexicanos, que tienen algún tipo de producto o servicio bancario, hace uso de la banca electrónica. “Los retos al futuro cercano se encuentran en facilitar su uso, ampliar la oferta de productos y servicios dirigidos a los usuarios, así como permear entre la población los elementos que permiten tener mayor seguridad y confianza al momento de realizar sus operaciones”, señala AMIPCI. Por otro lado,  de los principales motivos para hacer uso de la banca en línea, el estudio releva que en general debe ser mucho más simple y que desearían comisiones más bajas por el servicio, ambos en un 42%. Éstas son las dos características principales de la reticencia del público mexicano a utilizarla.

 

A la conclusión que llegó AMIPCI fue que muchos bancos no están consiguiendo cumplir con todas las expectativas de los usuarios en las redes sociales ni en los entornos online, ello se puede deber a que las entidades bancarias emiten mensajes, pero en muchos casos no están logrando interactuar con sus clientes de forma que se genere un vínculo con ellos, sumado a que en muchos casos no se ofrece una atención al cliente online efectiva y satisfactoria a través de los canales online y las redes sociales.

 

Aunque en México, como podemos ver en el estudio, el uso de la banca online se sitúa en el sexto lugar de las operaciones realizadas por los internautas mexicanos, con 19% del uso, no termina de ser un porcentaje tan alto como cabría esperar ante la facilidad y comodidad que suponen estos servicios online de cara al usuario y ante el creciente uso de los dispositivos móviles para acceder a Internet.

 

¿Qué tienen que hacer los usuarios? 

“Los consumidores tienen que ser más exigentes al pedirle a las instituciones con las que realiza transacciones que protejan  sus datos personales, leer los avisos de privacidad y cambiar constantemente sus contraseñas”, dijo el vicepresidente para América Latina de Fortinet, Martín Hoz. A lo anterior se debe aumentar que los usuarios de la banca deben invertir recursos pero sobre todo más tiempo a su educación financiera, acercarse a su institución bancaria para conocer más sobre los servicios con los cuales cuenta, preguntar dudas y requerir; de ser necesario, capacitación para el uso del servicio en mención.

 

¿Qué ha hecho la autoridad al respecto?

 

Ante la creciente necesidad de los ciudadanos por el uso de la Banca electrónica, el Banco de México implemento el “SPEI” (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios) un sistema de pagos que fue desarrollado por esa institución en colaboración con el Banco Central de la Nación, y la Banca Comercial, para permitir a los clientes de los bancos enviar y recibir transferencias electrónicas de dinero en cuestión de segundos.

 

¿Cómo funciona SPEI?

 

En muchas ocasiones es posible que necesitemos hacer una transferencia de dinero o un pago a algún familiar, amigo o a cualquier otra persona. A fin de evitar los inconvenientes de hacer ese pago en efectivo y de trasladarse para entregar el dinero a la otra persona, es recomendable usar el SPEI®. Con el SPEI® las personas pueden efectuar estos pagos en cuestión de segundos, de manera segura y cómoda, sin importar si las cuentas están en bancos diferentes y sin importar el monto del pago. Sólo se requiere conocer el número CLABE o el número de tarjeta de débito vigente asociados a la cuenta de la persona que espera recibir el pago, el nombre de esa persona y el nombre del banco en que radica su cuenta. Pronto se podrá utilizar también el número de un teléfono celular que esté asociado a la cuenta de la persona que recibirá los recursos.

La banca electrónica continúa en evolución. Como lo único que nunca cambia es que todo cambia, la única forma de hacer seguro lo que en teoría es seguro, es informándonos y actuar en consecuencia. Si tienes dudas de cómo funciona tu sistema bancario acércate a tu banco directamente, ellos tienen la obligación de responder a tus preguntas. Nadie se preocupará por ti si tú no lo haces, no bajes la guardia y abre la puerta no a los delincuentes y sí a la seguridad.

 

, , , , , , , , , , , , , ,

Suscribirse

¡No olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: